Monthly Archives

January 2011

Uncategorized

Un sábado por la mañana

January 28, 2011
Zoey bañandose con su papá

Espero no meterme en problemas por publicar esta foto, pero no pude restirlo.  El sábado pasado Aaron se metió a bañar y en lo que arreglaba a Asher decidí darle a Zoey para que la bañara.  El resultado fue el siguiente:

Zoey bañandose con su papá

Adjetivo

Consejos para mantener tu vida en balance

January 25, 2011
Mamá balanceada


Hoy en la mañana recibí un mensaje en facebook de una nueva amiga, preguntandome sobre clases de costura y dónde tomarlas.  Ella tiene 2 hijas y creo que tiene un espíritu muy perpicaz como el mío.  Ella me preguntó cómo le hacía con la escuela y con los niños y pensé y pensé y pensé mucho. Al final concluí que hacer todo lo que hago, que no es ni la mitad de todo lo que quiero hacer es difícil pero como mujer y mamá he aprendido lo siguiente:

  • Necesito ayuda. Una de las cosas que he aprendido al ser mamá es el ser humilde, y aunque me cueste reconocerlo necesito la ayuda de otras personas para poder llevar a cabo muchas cosas. Tener familia y amigas que me apoyen, me echen porras y de vez en cuando me cuiden a los niños ha sido una gran ayuda.  Cuando las amigas son escasas por la distancia en la que vivimos me he valido de la familia de mi esposo que es la más cercana o de niñeras a las que les pago una módica cantidad.  Por último pero no menos importante, me valgo de mi esposo.  Él es mi primer opción ya que planeamos nuestro horario de tal manera que el pueda estar en casa para que yo pueda salir. Algunas ideas para crear un sistema de apoyo sería asistir a una iglesia o congrecación, ser voluntaria en alguna buena causa, turnarte con amigas de la escuela o del trabajo, acercarte a tu familia, etc.
  • No tratar de hacer cosas durante el día. Durante el día soy mamá y esposa. Mantengo la casa, cocino, voy de compras, llevo a los niños a la biblioteca, juego con ellos y les dedico toda mi atención.  Por experiencia he aprendido que cuando intento hacer algo además de estar con los niños termino muy frustrada, la tarea puede ser una misión que dure días y días si es que trato de hacerla por ratos libres durante el día, lo mismo pasa con tomar siestas, hacer llamadas y/o recibir llamadas, contestar correos, etc. Al fin y al cabo los niños son niños sólo una vez y serán adultos por el resto de su vida ¡vale la pena el sacrificio!
  • Fijar rutinas para los niños. Hasta los 3 años y medio los niños necesitan siestas regulares durante el día.  Cuando Asher y Zoey coinciden en dormir al mismo tiempo no sé ni por donde empezar con mis proyectos. Así que me dedico a mantener la casa o cocinar.
  • Las noches son todas mías. Las rutinas me han ayudado a poner a Asher a dormir todos los días a la misma hora, a menos que tengamos algún cambio de planes.  La rutina para ponerlo a dormir empieza a las 7 de la noche después de la cena, él tiene la opción de bañarse y jugar en la tina si quiere, después lavamos los dientes, y leemos el libro “Buenas noches luna,” hacemos la oración y damos gracias por un día más de vida y el está listo para dormir a las 8 en punto.  De 8 en adelante sé que puedo hacer TODO lo que tenga tiempo de hacer y generalmente me duermo entre 12 y 1 a.m.
  • Duermo bien.  A veces me siento tentada a seguir con mis proyectos hasta altas horas de la noche, al fin de cuentas los puedo completar sin interrupciones pero trato de no dormirme muy tarde, porque llueva, truene o relampaguée, los niños se despiertan a las 8 a.m. y con mucha energía.
  • Paso el menos tiempo que puedo fuera de la casa.  Bueno, no es completamente cierto.  Paso poco tiempo fuera sin los niños.  Cuando salgo es generalmente con ellos, pero a lo que me refiero es que las actividades que hago fuera de mi casa y lejos de los niños no son mi prioridad y por lo tanto paso pocas horas cumpliendo con compromisos extra fuera de la casa.

Entre otras cosas que aún no implemento pero que harían mi vida más fácil son:

  • Planear y preparar las comidas por adelantado. Quizás la mayor parte del día me la paso pensando ¿qué rayos voy a hacer de comer hoy? jajaja y sueño con tener el tiempo de planear menús por adelantado para poder empezar a preparar las comidas desde una noche antes.  Por ejemplo, si voy a hacer enchiladas hoy, anoche pude haber hecho la salsa, picado la lechuga y hoy sólo sería cuestión de armar la receta en lugar de tener que hacer toda la preparación.
  • Administrar el tiempo con sabiduría. Fijar 1 o 2 horas durante el día para hacer, recibir y contestar llamadas, correos, checar facebook, twittear, etc. Esto lo leí en un libro que se llama “The 4-hour Workweek.” De esta manera puedes realizar las tareas diarias sin distracciones, en otras palabras, terminar lo que empiezas.

¿Tienes otros consejos o ideas? Envíalas aquí para que sean publicadas.

Adjetivo, Uncategorized

Algún día quiero ser deportista

January 21, 2011
Screen shot 2011-01-20 at 10.46.55 PM

Y ese “algún día” ha llegado.  NUNCA pensé que YO llegara a hacer ejercicio.  Mis intentos de convertirme en una persona saludable duraron muy poco y se esfumaron a muy temprana edad.  En quinto de primaria recibí un balonazo en la cara que me traumó de por vida, en la secundaria prefería pasar el tiempo con mis amigas que participar en la clase de educación física y ya para la prepa había determinado que participar en algún deporte (fútbol o basquet que eran mis únicas opciones) era asociado con niñas poco femeninas.  Después me casé, y salir a correr con Aaron era avergonzante porque mi condición física era tan mala que sentía que me daría un paro respiratorio por esforzarme al querer alcanzarlo. Así fue como me di por vencida, pero hoy la esperanza volvió a renacer y no sólo mi sueño es aprender a patinar sobre hielo sino también entrar en una competencia, tomar lecciones privadas con Asher, e ir a clases de spinning.

Tengo que confesar que siempre soñé con tomar clases de patinaje sobre hielo, y siempre he vivido muy lejos de una pista de patinaje, he estado muy ocupada o embarazada; pero este año no pude resistirme las ganas y no hay ningún pretexto suficiente para no hacelo.  Así que cómo toda una niña alegre en día de reyes, hoy fui a mi primer clase y duró 2 horas.  Por ser quien soy fue muy difícil estar ahí por dos largas horas, dando vueltas y vueltas.  Estoy acostumbrada a hacer varias cosas al mismo tiempo (entiendase que cambio pañales mientras hablo por teléfono, cocino mientras estoy leyendo en voz alta un cuento y hago tarea mientras estoy dando pecho). Hasta sentía que estaba perdiendo el tiempo, pero a pesar de que por el momento parezca una perdida de tiempo hoy estoy creando la posibilidad de ser una una mujer deportista y saludable, sin importar que en el pasado mis pocos intentos fallaron.


Adjetivo

Érase una vez…

January 18, 2011
Cuando éramos tres

…hace muchos, pero muchos años en una remota ciudad chiquita pero bonita crecí y viví por los primeros dieciocho años de mi vida. Fué ahí donde le tomé amor a los libros y donde aprendí a seguir mis sueños. Así fue que un mes después de haberme graduado de la preparatoria partí a otros rumbos.   Lo más lejos que llegué fue a Estados Unidos.

El plan era venir a estudiar inglés por algunos meses, pero al final terminé entrando a la universidad y trabajando para mantenerme. Esos primeros años fueron difíciles, pero tuve la suerte de vivir con niñas súper lindas que me inspiraban a ser mejor por medio de su ejemplo.  A ellas les debo que no haya salido corriendo con todas mis cosas de regreso a México en uno de mis muchos ataques de nostalgia.

A finales de 2006 conocí a Aaron, el chico de mis sueños.  Él jura y perjura que supo que yo sería su esposa desde la primera vez que me vió.  A mi me costó más tiempo saberlo (quizás 2 semanas), y en un lapso de 6 meses nos conocimos, salimos en citas, nos comprometimos y nos casamos.  ¡Así tan seguros estabamos de que eramos el uno para el otro!

A los 9 meses de casados descubrimos que seríamos papás y cuando nació nuestro primer bebé nuestra vida cambió por completo.  Renuncié a mi trabajo para convertirme en mamá de tiempo completo y nuestra pequeña familia de 3 duró muy poco. Hace 5 meses dimos la bienvenida a un segundo bebé.  ¡Asher y Zoey son la cereza del helado de mi vida!

Por obvias razones he tomado licencias de maternidad en la escuela, pero no quito el dedo del renglón.  Sigo estudiando ya sea desde casa o yendo algunos días a la escuela.  Lo hago para mantener mi mente ocupada, para conocer más personas y aprender cosas nuevas.  Mi carrera es “Home and Family Living” y ahí aprendo cocina, costura, desarrollo humano, finanzas, investigación, crianza, diseño de interiores, etc.  Todo lo que tenga que ver la vida familiar y la verdad me encanta aprender cosas que resultan útiles cada día de mi vida.

Este es mi blog y lo empiezo para hacer accesible todo lo que aprendo en la escuela sobre cómo “crear un dulce hogar sin morir en el intento.”

Danielly

En el comienzo

Cuando éramos tres

El día que nos convertimos en una familia de cuatro

El día que nos convertimos en una familia de cuatro